¿Qué es y para que sirve la musicoterapia?

Los antiguos filósofos griegos hablaban ya de los efectos de la música sobre las personas. Hoy en día tenemos numerosas evidencias científicas sobre la influencia del sonido y la música en el ser humano, incluso neuroimágenes que muestran cómo influye las distintas áreas de nuestro cerebro, en este caso musicoterapia.

La musicoterapia es una disciplina científica desempeñada por un musicoterapeuta cualificado y que utiliza la música y el sonido (en el contexto de una intervención terapéutica metodológica y personalizada) a través de diferentes técnicas con el fin de mantener y mejorar la salud en las áreas física, cognitiva, emocional, socio-comunicativa, y espiritual de una persona o grupo de personas.

¿Cómo nos ayuda la música a expresar emociones que no podríamos de otra forma?
¿Cómo afecta la musicoterapia a las variables fisiológicas de un grupo de pacientes de la unidad de cuidados paliativos en un hospital?
¿Cuál es la diferencia entre educación musical y musicoterapia?
¿Cómo puede ayudar una intervención musicoterapéuticas a niños con afecciones como el autismo y la parálisis cerebral?
¿Qué es la musicoterapia preventiva?

Cuatro expertos debaten sobre estas y otras muchcas cuestiones relativas a la musicoterapia.
“Para todos La 2 – Debates: La Musicoterapia” – Programa debate
La 2 de TVE — 25 min — España

Cántame! La importancia del canto espontáneo en el desarrollo de tu hijo.

 

Ester Rey Flocco - la musica es la llave

ENTREVISTA: La musicoterapeuta Ester Rey Flocco, explica los sorprendentes beneficios de que mamás y papás  continúen cantándoles canciones a sus hij@s.

– Parece mentira que algo tan natural como una madre cantando a su bebé, sea cada vez más “raro” de ver.

– Si. En mi trabajo me he encontrado con padres que me confiesan: “antes le cantaba… pero dejé de hacerlo… no sé por qué.” Y me preocupa… cada vez veo más mamás y papás que ya no le cantan a sus bebés y mucho menos a sus niños. Y lo cierto es que cantar es, en general, un hecho extraño hoy en día. Cantamos bajo la ducha o arriba de un escenario, cuando en muchas culturas cantar es un acto cotidiano que acompaña, conecta y “habla”. Paralelamente, he notado que si alguien les anima y les explica las ventajas del canto durante la crianza, ellos lo siguen con gusto.

-¿Y por qué piensas que no es habitual que los padres le canten a sus niños?

– El comentario más frecuente con el que me encuentro es: “no tengo buena voz”, o “desde niñ@ me dejaban cantar si lo hacía bajito o sólo movía los labios” (!). Escucho en estos comentarios una historia que se repite: la de la frustración, la de de no haber sido buenos. Es una historia que nos dice que hay que ser otro para merecer ser mirado o para estar a la altura de dar o compartir. Y a veces, es una historia que nos la repetimos cotidianamente, sin darnos cuenta… y comienza a tener peso… Se vuelve nuestra realidad.

Y al cantar, bueno…  nuestra historia “sale por los poros”. Es que cuando cantamos se modifica la manera en que nuestra conciencia opera. La experiencia de cantar activa ciertas hormonas y regiones corticales y subcorticales asociadas a las emociones y disminuye la influencia de regiones que tienen que ver con el juicio y el control. Este mecanismo es muy sensible, por lo que si un pensamiento o acción interrumpe el flujo y el cerebro lo percibe como una situación de peligro, el juicio volverá a tomar el mando.

– No sabía que al cantar sucedían tantas cosas…

-Sí. Y sabemos muy poco aún. Pero tenemos una ventaja: la conexión cerebro-música ha interesado y apasiona a numerosos científicos. Hay muchas investigaciones en neurociencias sobre música, emoción y desarrollo, que muestran la estrecha relación entre el sistema auditivo y el sistema límbico (encargado del procesamiento de las emociones). En lo concreto, cuando una persona participa de una experiencia musical (escuchar, cantar, bailar, tocar un instrumento) se activa instantáneamente su “emocionalidad”. También se involucran otras áreas de ambos hemisferios que se encargan de funciones simbólicas, motoras, sensitivas, etc. En verdad, la experiencia musical es muy completa y compleja a nivel neuropsicológico. Y quizás sea, en parte, por eso que la música moviliza nuestros pensamientos, nos conecta con nuestras emociones, nos impulsa a movernos, crear, expresar o comunicar.

Y en este punto, me gustaría aclarar que no estoy hablando del conocido “efecto Mozart”, el cual afirma que escuchar Mozart (o música clásica) genera beneficios y estimula funciones cognitivas o mentales. Este supuesto se basa en que la música genera efectos universales, predecibles, repetitivos y controlables. Quiero ser cuidadosa en mis afirmaciones. No niego que la música moviliza y produce efectos, pero éstos, a mi entender, son singulares, cambiantes y sorprendentes, porque se construyen de acuerdo a la historia y cultura de cada oyente. Si por ejemplo, nunca escuché a Mozart y mi música es el Hip Hop, lo más probable es que me resulte aburrido y deje de prestarle atención. Por eso, cuando hablo de los beneficios de la música, hablo de la música que nos acompañó a cada uno, desde siempre. La música que escuchamos, la que es significativa porque estuvo presente en momentos inolvidables o porque guarda una estética afín a nuestra sensibilidad… En definitiva porque tiene sentido en la historia de quien la escucha.

cantame-musica-bebe-la-musica-es-la-llave

– ¿O sea que la música, mi música, es en definitiva una experiencia muy completa?

– Sí. La música tiene el potencial de ser una experiencia totalizadora, pues integra todas las facetas del ser humano: su cuerpo, su emocionalidad, su mente, su espiritualidad o sentido de la vida.

Y esto ocurre porque es un Lenguaje. Un lenguaje innato y congénito. Todos venimos al mundo como músicos ya que la capacidad de decodificar y responder a la experiencia musical está en nuestros genes y es desarrollada durante la gestación. Existen estudios (Saffran y Griepentrog, 2001) que parecen indicar que el neonato nace con “oído absoluto” (la posibilidad de discriminar a la perfección el tono o nota musical sin ayuda de una nota referencial) y que, en la mayoría de los casos, lo pierde paulatinamente a favor de relativizar su oído para la adquisición del lenguaje verbal. Más allá de esto, algo visible y cotidiano para cualquier observador es que los bebés juegan espontáneamente con los sonidos y los utilizan para interactuar con los demás y con lo que los rodea. La música es un lenguaje muy importante en la infancia. Previo a que se instale el lenguaje verbal y las primeras palabras aparezcan hay todo un proceso pre-lingüístico en donde los patrones sonoras y las variables musicales (como intensidad, tono, contorno melódico, acento, métrica, velocidad, ritmo, etc.) juegan un papel fundamental. De hecho, la percepción, organización y producción musical son habilidades que posibilitan las primeras interacciones y permiten la comunicación emocional, intencional y simbólica pre-verbal. Estas interacciones musicales y emocionales que despliega el infante van acompañando su relación con el mundo que lo rodea. Es más, muchas de las habilidades que se necesitan en la vida diaria se desarrollan a partir de lenguajes pre-verbales como la música. Por ejemplo: la posibilidad de orientarse en el espacio, prestar atención, memorizar algo, compartir lo que nos pasa o sintonizarnos con los demás o con el entorno. Y aquí retomo lo que hablábamos al comienzo acerca de las canciones de cuna y el canto de nuestros padres: a medida que crecemos la música nos acompaña a través de canciones que marcan momentos significativos de nuestra identidad. Canciones que asociamos a personas, a momentos vividos o a emociones intensas. La música sostiene y desarrolla nuestra posibilidad de conectarnos con nuestros afectos, con lo que nos pasa. Lo hacemos sin darnos cuenta. Pero, conscientes o no, la música estructura nuestra identidad.

De este modo la experiencia musical nos acompaña desde pequeños y está asociada a momentos vitales que son significativos. Las primeras experiencias subjetivas y emocionales son musicales, y en general, a partir de la interacción vocal.

– ¿Por eso es tan importante cantarle a los niños?

– ¡Claro!… al hacerlo estamos contribuyendo a su desarrollo. Yo me sigo maravillando de como las pequeñas experiencias cotidianas pueden ser tan significativas. Al cantarle o invitarlo a interactuar con su voz, le estamos ofreciendo contextos amorosos para experiencias fundantes de conexión, empatía, contención, confianza, autonomía, valoración, claridad, atención, disfrute, participación, creatividad… hay más. Claro que no estamos hablando de cualquier canto. Hablamos del canto como lo experimentan los niños. Ese canto que está lleno de movimiento, juego y emocionalidad. Ese canto, durante la gestación, puede acariciar, sostener, alimentar, proteger y vincular, mucho antes de que los padres puedan tomar contacto físico con su hij@ a partir del nacimiento.

¿Por qué? Porque el oído es el primer sentido que nos conecta con “el afuera”. Después del segundo trimestre, el bebé en gestación se vincula con el exterior “escuchando” y paulatinamente comenzará a crearse una memoria afectiva hacia el sonido, lo que posibilita que reconozca, por ejemplo, las voces de sus padres, hermanos y los sonidos cotidianos de su entorno.

La voz, además, tiene algo especial: es diferente en cada persona, nos identifica. Por eso, cuando los padres cantan a sus hijos, favorecen procesos de apego, expresan estados de ánimo, formas de ser y sentir, transmiten valores, enriquecen la comunicación, protegen del exceso de estímulos, favorecen el desarrollo de su bebé y sobre todo lo nutren emocionalmente. La música, y especialmente la voz, puede ser un recurso sencillo, directo y privilegiado para que los papás le brinden mucho amor a su bebé y pueda sentirse acompañado, cuidado y querido. Para los papás cantarle a su hijo puede ser una experiencia placentera y lúdica, de conexión que habilita la expresión de emociones desde un lugar seguro y contenedor. Además puede facilitarles la relajación de tensiones, al favorecer la secreción de endorfinas, que son analgésicos naturales del organismo. Para la mamá, cantarle a su bebé mientras le da el pecho, puede estimular hormonas que permiten que su leche baje, además de favorecer un espacio de intimidad, conexión,  contención, calma y placer.

– Y volvimos a la primera imagen de una madre cantando a su bebé…

– Sí… Es una imagen muy bonita. Y creo que si nos permitiéramos escucharla, seguramente nos conmovería el alma… como conmueve la de ese bebé.

________________________________________________________________________________

BIOGRAFÍA Ester Rey Flocco es Musicoterapeuta, graduada en la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Maneja además herramientas de las Constelaciones Familiares, Comunicación Empática, Flores de Bach y Medicina de los Pueblos Originarios de América. Desde hace nueve años trabaja en el área clínica, con niños y adultos. Integra equipos interdisciplinarios especializados en Embarazo, Parto, Puerperio, Maternidad-Paternidad y Crianza. En Espacio Tayka participa como tallerista en Cursos de Preparación para el Nacimiento y Coordina Talleres de Musicoterapia para Embarazadas y de Canto para Embarazadas, Madres y Padres con su Bebé. Con Amalteas brinda Talleres de Canto y Danza Portando. En Fundación Canguro, a partir de agosto, brinda apoyo, orientación, capacitación y supervisión a voluntarias de recursos de Musicoterapia para el acompañamiento de bebés sin cuidado parental, en el Centro Hospitalario Pereira Rossell. Contacto: esterrey@hotmail.com – 0054911 32454356

¿Existen las pastillas musicales?

pastillas-musicales-la-musica-es-la-llave-veronica-donofrioDurante muchos años se ha debatido sobre la capacidad de los sonidos musicales de crear sensaciones y sentimientos. La idea de que la música pueda hacernos sentir una emoción particular ha despertado el interés de múltiples científicos que han investigado este fenómeno.

¿Existe la posibilidad de recetar una pieza musical o un tipo de género musical para cierto tipo de patología?

El se humano vive inmerso en la cultura y muchas veces es muy difícil para los investigadores determinar si algunas capacidades o inclinaciones son productos de la cultura o son algo que se determina de forma innata. Para tratar de reducir lo más posible el efecto de la cultura sobre el sujeto de investigación muchos investigadores , actualmente, se han inclinado a estudiar el cerebro del recién nacido y la capacidad de este de procesar la música.

Investigadoras de la facultad de medicina de Carolina del Norte (EEUU) utilizan imágenes por resonancia magnética para medir la actividad cerebral en recién nacidos de entre 1 y 3 días. Esta investigación trata de determinar si la música occidental tonal ( el tipo de música que escuchamos a diario) y la música disonante ( esa que suena como de miedo) es procesada por el recién nacido de la misma forma o se puede determinar alguna diferencia.

De esta manera estas investigadoras exponen a estos pequeños a fragmentos originales y alterados (en tonalidad y disonancia)  de música occidental tonal.

Los resultados demuestran que el cerebro del infante muestra una especialización hemisférica en el procesamiento de la música en las primeras horas de nacimiento. Los resultados también indican que la arquitectura neural específica para el tipo de procesamiento y es diferente según la tonalidad, la consonancia  disonancia de la música que está percibiendo.

A partir de este estudio podemos decir que nuestra percepción cerebral puede determinar elementos placenteros o displacen-teros en relación a la música aún cuando recién llegamos al mundo.

Otro estudio realizado en colaboración entre la universidad de Harvard y la universidad de las Vegas, Nevada, nos explica que los infantes eligen la música de su propia cultura por sobre otra diferente.

Los investigadores determinan que los infantes escogen tanto estructuras musicales de su propia cultura como rostros y voces familiares. La música es una actividad humana universal que contiene estructuras que varían a lo largo y ancho de los territorios, de esta manera la música occidental se presenta como regular, la música de países como Bulgaria, macedonia o Turquía puede presentarse  con una estructura tanto regular como irregular.

Este estudio  fue realizado con bebés de entre 4 y 8 meses provenientes de Turquía y Estados Unidos y los resultados comprobaron que los bebés prefirieren la música que representa su trasfondo cultural.

Tomando entonces las palabras del Dr. Schapira (2002) podemos decir que la música no es un lenguaje universal. Lo universal es la existencia de la música.

Si bien podemos pensar que existen elementos comunes estructuras musicales primitivas que pueden trascender las fronteras culturales, los productos más complejos a los que hoy llamamos música se desarrollan en múltiples “lenguajes musicales”.

SI bien entre la music de oriente y occidente podemos encontrar el ejemplo más extremo podemos decir que en la misma frontera socio-política, en la misma ciudad, pueden coexistir diferentes poblaciones o culturas musicales, porque  la música es portadora de características particulares que se determina a partir de fronteras culturales.

Basados en los estudios recientes podemos pensar que NO podemos recetar o recomendar un tipo de música especifico para una PATOLOGÍA particular, pero SI podemos sugerir un tipo de música para una PERSONA que padece una PATOLOGÍA particular.

Los musicoterapeutas cuentan con múltiples herramientas de diagnostico y evaluación que pueden guiar la elección de la música más adecuada para esa persona y su situación actual.

La individualidad, la historia personal, el trasfondo cultural y las condiciones biomédicas de cada persona son esenciales para determinar qué tipo de música podría favorecerla e influenciarla positivamente.

Autora: Veronica Donofrio

Fuentes:

Perani, D., Saccuman, M. C., Scifo, P., Spada, D., Andreolli, G., Rovelli, R., … & Koelsch, S. (2010). Functional specializations for music processing in the human newborn brain. Proceedings of the National Academy of Sciences, 107(10), 4758-4763.

Schapira, D. (2002). Musicoterapia: facetas de lo inefable. Enelivros.

Solely, G., & Hannon, E. E. (2010). Infants prefer the musical meter of their own culture: a cross-cultural comparison. Developmental psychology, 46(1), 286.

Winkler, I., Háden, G. P., Ladinig, O., Sziller, I., & Honing, H. (2009). Newborn infants detect the beat in music. Proceedings of the National Academy of Sciences, 106(7), 2468-2471.

La Música es la Llave organiza el 1º Congreso de Musicoterapia celebrado en Ibiza en el Hotel Hard Rock.

La Música es la Llave organiza el 1º Congreso de Musicoterapia celebrado en Ibiza.

El objetivo de este evento es dar a conocer al público general esta terapia, que, a través de la música, el sonido, los ritmos, la voz… Ayuda de manera notable a conseguir objetivos como el aumento de la comunicación, la movilización, mejorar las relaciones personales y alcanzar cambios a nivel físico, emocional, cognitivo, social y mental.

Presente y futuro, realidad y sueño que hemos proyectado con el nombre “Música, diversión y medicina“.

Desde la asociación La Música es la Llave, queremos abrir y potenciar vías de cohesión profesional en los diferentes ámbitos de aplicación de la musicoterapia, para facilitar la integración y la conexión en nuestra sociedad. Concienciar acerca de la importancia y los resultados terapéuticos tan relevantes que causa en las personas. De esta manera, ayudaremos a favorecer el reconocimiento y la integración de esta profesión en nuestras vidas. Objetivos que pueden realizarse potenciando el trabajo interdisciplinar y creando redes entre musicoterapeutas profesionales y usuarios finales.

Así pues, en el 1º Congreso de Musicoterapia de Ibiza podremos encontrar distintas ponencias y sesiones en base a los ámbitos sanitario, educativo, social y de investigación.

800x800 - Congreso-hard rock hotel ibiza logos

Parálisis cerebral y musicoterapia

Dentro de la patologías del desarrollo hay algunas que se agrupan bajo la denominación de parálisis cerebral (PC). Esta forma de agruparlas se debe a que la persona que lo padece presenta una serie de trastornos motores de origen cerebral, que se manifiestan como perturbaciones del desarrollo del movimiento y la postura causantes de la limitación de la actividad

Este patología puede observarse como un daño en la función motora que ocurre en el cerebro del feto o de los niños al principio de la vida fuera del útero y los trastornos motores, que la persona con PC padece, muchas veces van de la mano con problemas sensoriales, cognitivos, de la comunicación y perceptivos que pueden aparecer con o sin epilepsia y con o sin trastornos de la conducta (Argüelles 2008)

La parálisis cerebral se considera un síndrome clínico heterogéneo, esto quiere decir que la sintomatología de la enfermedad puede tener características diferentes en distintas personas y como consecuencia no se destaca como una enfermedad especifica.

Por lo tanto, si bien muchos niños son diagnosticados con parálisis cerebral, cada uno de ellos puede presentar distintos y variados síndromes neurológicos con diferentes condiciones asociadas que pueden incluir desde patologías osteomioarticulares ( huesos, músculos y articulaciones), afecciones digestivas hasta síndromes neurológicos convulsivos (Robaina-Castellanos, Riesgo-Rodríguez & Robaina-Castellanos 2007).

A pesar de su variedad la PC constituye una de las patologías neurológicas más comunes en los niños y la frecuencia con la que aparece ha determinado que muchos científicos de diferentes áreas investigaran sus características y forma de tratamiento. Esta gran cantidad de investigación favorece a la creación de múltiples estrategias de abordaje para la rehabilitación. Especialmente la rehabilitación motora.

Dentro de las técnicas de rehabilitación que podemos encontrar están las fisioterapéuticas, mas tradicionales y otras alternativas como la hidroterapia, hipoterapia, ludoterapia y musicoterapia. Estas ultimas han llamado la atención de muchos investigadores ya que parecen permitir una participación más activa por parte de la persona en su proceso de rehabilitación (Carreño Mora y Rodriguez torres 2013)

Diversos estudios han demostrado la efectividad de la música como parte del tratamiento de personas con patologías neuromusculares. Un estudio realizado con niños de entre dos y siete años de edad en la universidad de la Sabana, Colombia, determina que los niños con diagnostico de parálisis cerebral presentan dentro de sus déficits motores alteraciones del balance estático y dinámico y que el trabajo con la rítmica musical genera efectos favorables en el comportamiento motor en niños con deficiencia en el balance.

Las autoras de este estudio descubren que, además del trabajo sobre el balance la estimulación sensorial con música favorece la participación del niño y la intervención terapéutica ya que genera respuestas emocionales  favorables y la implementación de estas estrategias motiva al niño facilitando la adaptación al tratamiento.

Otro trabajo de investigación realizado en la universidad de Valladolid, España, determina que la música influye en las habilidades comunicativas de las personas con parálisis cerebral tales como la voz, el habla y el lenguaje determinando la influencia positiva de la música en los aspectos comunicativos, la intención, la participación y el interés. Detectándose también un mejoramiento en cuanto a la atención socialización y la motricidad.

Los estudios citados nos ayudan a pensar en la musicoterapia como un alternativa viable para el mejoramiento tanto de las habilidades motoras y el balance como de los componentes comunicativos y la motivación.

Muchos niños afectados por la parálisis cerebral pueden verse beneficiados por un tratamiento que incluya aspectos que resulten motivadores y los convoquen a mejorar tanto los aspectos cognitivos como motrices dentro de un ambiente lúdico y placentero.

Autora: Veronica Donofrio

Referencias:

Argüelles, P. P. (2008). Parálisis cerebral infantil. Protocolos Diagnóstico Terapeúticos de la AEP: Neuología Pediátrica.

Carreño Mora, J. C., Rodríguez Torres, M., & Castellanos Garrido, A. L. (2013). Efectos de la rítmica musical en el balance en niños entre 2 y 7 años con parálisis cerebral de una institución prestadora de servicios de salud (Doctoral dissertation).

Casares Soto, N. (2014). Influencia de la música en la comunicación de personas con parálisis cerebral.

Robaina-Castellanos, G. R., Riesgo-Rodríguez, S., & Robaina-Castellanos, M. S. (2007). Definición y clasificación de la parálisis cerebral:¿ un problema ya resuelto. Rev Neurol, 45(2), 110-7.

http://deportes.pucp.edu.pe/tips/el-equilibrio-y-su-importancia-en-la-actividad-fisica/

Beneficios de la Musicoterapia en personas que padecen discapacidad mental

Beneficios de la Musicoterapia en personas que padecen discapacidad mental copia

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) la discapacidad mental o cognitiva puede definirse como un trastorno determinado por un desarrollo mental incompleto, principalmente definido por el deterioro de funciones especificas de cada etapa del desarrollo que afecta a la inteligencia de forma global e impacta en diferente medida en las distintas funciones cognitivas como: el lenguaje, la socialización y las funciones motrices.

Este funcionamiento diferente del cerebro requiere de mayor ayuda externa. Las ayudas o apoyos externos sirven para que las funciones cognitivas que trabajan mejor auxilien a aquellas que no funcionan tan bien. Por eso muchos abordajes actuales utilizan herramientas o apoyos como imágenes, agendas, recordatorios etc. Estas herramientas favorecen el cumplimiento de las tareas diarias con mayor independencia y pueden ser servir también para estimular las funciones cognitivas y favorecer el aprendizaje.

¿Qué pasaría si tuviéramos a mano una herramienta que usara muchas funciones cognitivas al mismo tiempo que, pusiera en funcionamiento gran parte del cerebro?, ¿Podría servir esta herramienta de ayuda o apoyo a aquellas funciones o áreas cognitivas que son mas perezosas?

La buena noticia es que tenemos esa herramienta y se llama MÚSICA!

Para poder comprender o “procesar” (como se dice en el campo de la neuropsicología ) la música, necesitamos usar mucho, pero mucho cerebro, diríamos casi todo, ambos hemisferios cerebrales. Podemos decir sin entrar en detalle y de manera muy básica que nuestro cerebro tiene dos partes bien definidas, derecha e izquierda, llamadas hemisferios. Y en general cada hemisferio se encargar principalmente de procesar distinto tipo de información.

En el caso de la música hoy sabemos que por ejemplo: el hemisferio Izquierdo esta encargado de la Percepción del ritmo y de las secuencias melódicas de corto plazo y la memoria verbal. Mientras que el hemisferio derecho se encarga de la melodía , el timbre, el tono y la memoria tonal (Schapira, Ferrari, Sánchez y Hugo 2007)

¿Y que tiene que ver esto con la discapacidad mental?

Mucho tiene que ver la música porque estos descubrimientos nos ayudan a entender que : si bien las personas con discapacidad mental presentan un descenso cognitivo en ciertas áreas, la música al ser una actividad bi-hemisférica (que utiliza los dos hemisferios cerebrales para ser comprendida) proporciona sostén y apoyo a aquellas áreas disminuidas o no funcionales. En otras palabras la música usa las áreas que funcionan mejor para ayudar a las que funcionan peor.

Pensemos simplemente en nosotros mismos, ¿es más sencillo para ti recordar una canción o una lista de palabras?
Gerry y Trainor de la McMaster University en Hamilton, Canadá han realizado investigaciones en el campo de la música y el aprendizaje explican que la música mejora de la capacidad de memorización y facilita el aprendizaje de la lectura, de la escritura y de las matemáticas, así como el desarrollo de la capacidad de ubicarse en un entorno e incluso mejora el coeficiente intelectual.

Realizar actividades con música supone un desafío para el cerebro y pone en funcionamiento muchas modalidades diferentes. La Dr. Merce villar Monmany (2004) destaca cuatro modalidades principales: la visual ( lectura de notaciones musicales o imágenes), la Modalidad auditiva (Para oír y apreciar melodías, ritmos, armonías y timbres) la motora (para la ejecución musical) y finalmente los Procesos cognitivos y emocionales (Comprometidos en la interpretación y apreciación de la música).

Esta gran cantidad de información para ser procesada requiere de distintas áreas y todas se ponen en funcionamiento al hacer música, colaborando en el aprendizaje, memoria y atención. Entonces: tanto el hacer música, como utilizar la música dentro de las actividades cotidianas facilita y estimula las distintas áreas cognitivas.
Un profesional musicoterapeuta es capaz de realizar una evaluación pertinente sobre como y cuando utilizar la música para sacarle el mayor provecho posible y utilizar adecuadamente esta herramienta con las personas con discapacidad intelectual a modo de apoyo y sostén. El uso adecuado de la música en las personas que padecen discapacidad intelectual puede colaborar tanto a mejorar la calidad de vida e independencias como a estimular las funciones cognitivas mas afectadas

Autora: Veronica Donofrio

Fuentes:

Gerry, D, Unrau, A, and Trainor, LJ (2012). Active music classes in infancy enhance musical, communicative and social development.

Dev Sci, 15(3), 398-407 http://trainorlab.mcmaster.ca/publications/pdfs/GerryUnrauTrainor_2012.pdf

Mercé Villar Monmary Acerca de la educación musical. Revista electrónica de LEEME n°13 mayo 04

Revista discapacidad metal Colombia. Plan de salud mental y psiquiatría. http://discapacidadcolombia.com/archivos/discapacidadmental.pdf

Revista digital de la OMS ( Organización mundial de la salud) http://www.who.int/topics/disabilities/es/

Schapira, D., Ferrari, K., Sánchez, V., & Hugo, M. (2007). Musicoterapia: abordaje plurimodal. ADIM Ediciones.

Imagen: nomadas.es

¿Todos podemos hacer música?

Imagen: nomadas.es
Imagen: nomadas.es

¿El arte de hacer música es algo que esta reservado a algunos pocos dotados? o ¿es algo a los que todos podemos aspirar?…

Durante muchos siglos se ha discutido sobre la capacidad del ser humano de hacer música. Mientras algunos alegaban que esta capacidad netamente humana estaba presente en todos los individuos, otros decían que sólo algunos dotados poseían el particular “don de hacer música”

Afortunadamente gracias a las investigaciones de muchos científicos de distintas ramas, hoy sabemos que como humanos, todos compartimos las bases que constituyen el hacer música y esta capacidad no esta reservada solo a algunos afortunados.

Desde el campo de la psicología del desarrollo y la musicoterapia a esta capacidad se la ha llamado Musicalidad.

La musicalidad se define como la “capacidad inherente del ser humano para desempeñarse musicalmente de forma espontánea y de acuerdo a sus posibilidades evolutivas” (Schapira 2007) .

Dentro de esta definición se incluyen las habilidades que nos permiten reconocer y cantar una canción, hacer palmas junto con otros en un recital y emocionarnos al escuchar música.

Pensemos un momento en las personas que conocemos y en nosotros mismos. ¿somos capaces de hacer estas cosas? ¿hace falta ser músico o estudiar música para poder tener estas capacidades?

Aún sin desarrollar sus habilidades musicales el ser humano parece poseer una sensibilidad especial para la música y estas habilidades no son extraordinarias ni ajenas a nuestra vida cotidiana. Para muchos científicos la musicalidad se constituye como atributo de la especie (Víctor Zuckerkandl 1973; Kenneth Aigen 1998;Papoušek 1996).

La maquinaria cerebral para el procesamiento de la música.

Gracias al desarrollo de la tecnología y la investigaciones desde el campo de la neurociencia, hoy somos capaces de comprender un poco mejor el funcionamiento del cerebro.

Una de las tendencias actuales es observar a los recién nacidos, bebés con días y a veces horas de nacimiento, estos pequeños sujetos de investigación ofrecen a los científicos una visión mas “conservada” de la maquinaria cerebral ya que con su reciente entrada al mundo aún no han tenido tiempo de interactuar demasiado con la cultura. Esta tendencia intenta entender de qué manera esta configurada nuestra cognición cuando nacemos.

Un estudio realizado en 2010 por la facultad de psicología de la universidad de Vita-Salute San Raffaele en Milán. Utiliza imágenes por resonancia magnética para medir la actividad cerebral en recién nacidos (de 1 a 3 días de vida) mientras se los expone a extractos de música occidental tonal y versiones alteradas disonantes([1]) de los mismos fragmentos.  Los resultados demuestran que el cerebro del bebé procesa la música desde las primeras horas de nacimiento y que este procesamiento se da en sectores específicos del cerebro y se modifica según el estimulo al que esta expuesto. Este estudio es uno de los tantos que muestra que los humanos venimos preparados para entender la información musical de nuestro entorno.

Las sospechas de la existencia de una red de neuronas especializada para procesar la música se desarrolla a partir de la existencia de patologías donde la capacidad de procesar la música puede estar aumentada o disminuida. La Dr. Peretz en su articulo Especialización cerebral para la música explica, que la existencia de redes neuronales específicas para el procesamiento musical, puede observarse a partir de varias condiciones patológicas, que aíslan capacidades musicales del resto del sistema cognitivo (por ejemplo; accidentes cerebrovasculares, lesión cerebral traumática, etc) En estos casos la persona puede ser incapaz de reconocer o diferenciar los elementos de la música.

A diferencia de estos casos donde la capacidad de procesar la música esta dañada, otras condiciones cognitivas pueden revelar un funcionamiento casi autónomo de estas redes como es el caso del autismo y la epilepsia.

Podemos dejar de lado el “yo no puedo”..

En mayor o menor medida, de acuerdo a nuestras posibilidades evolutivas y nuestro interés somos capaces de hacer música y disfrutar de ella. Las investigaciones actuales nos muestran que desde que nacemos nuestro cerebro esta listo para que desarrollemos a nuestro músico interior y este cableado cerebral no distingue ni cultura, ni coeficiente intelectual, ni medios económicos.

Nuestras relaciones familiares y nuestro entorno podrá moldear estas conexiones y podremos ser más o menos estimulados musicalmente, pero la realidad biológica indica que cualquiera, y con esto decimos cualquiera! puede acceder a estas habilidades.

Entonces.. que estas esperando para empezar?

Referencias:

Aigen, K. (1998) Being in music. Barcelona Publishers

Papoušek H. (1996). Musicality in infancy research: biological and cultural origins of early musicality. En I. Deliegé I. y J. A. Sloboda (Eds.) Musical Beginnings. Origins and development of musical competence. Oxford University Press. New York. 37- 55.

Perani, D., Saccuman, M. C., Scifo, P., Spada, D., Andreolli, G., Rovelli, R., … & Koelsch, S. (2010). Functional specializations for music processing in the human newborn brain. Proceedings of the National Academy of Sciences,107(10), 4758-4763.

Schapira D. 2007 Musicoterapia Abordaje Plurimodal ADIM ediciones. Buenos Aires.

Zuckerkandl, Victor (1973). Sound and Symbol. Vol. 2: Man the Musician. Princeton, NJ: Princeton University Press.

Veronica Donofrio

[1] La disonancia es el conjunto de sonidos que el oído percibe con tensión, y por tal razón, tiende a rechazarlos

AUTISMO, MÚSICA Y EMOCIONES

Autismo Diario
12 marzo, 2015

autismo, música y emociones_imagen_actividad_lamusicaeslallave_hardrockhotel

Existen actualmente varios artículos científicos que tratan sobre la capacidad que poseen las personas con autismo de procesar y comprender estados emocionales en la música. Este material nos ayudaría como punto de partida para respaldar a la musicoterapia como disciplina privilegiada para ayudar a la personas con trastorno del espectro del autismo.

Habilidades sobre el procesamiento de la emociones en la música.

Martos, j. (2012) define al autismo como un espectro de trastornos del comportamiento caracterizados por un grave déficit en el desarrollo, que se percibe a partir de dos componentes específicos que presenta la persona con trastorno del espectro del autismo (TEA).

El primer componente referido a los déficits sociales y de comunicación y el segundo relacionado con la existencia de patrones de actividades, intereses y comportamiento restringidos / repetitivos.

Se califica como «espectro del autismo» ya que la noción de espectro determina variaciones en el nivel de afectación del lenguaje, inteligencia y severidad que presenta la persona desde la infancia temprana.

“A pesar de la variabilidad intersubjetiva, los dramáticos impedimentos en las habilidades socio comunicativas son el núcleo del trastorno del espectro del autismo” (Caria, Venutti & De Falco 2011 p 2838). Si bien existe un déficit en reconocer y expresar emociones, poco se sabe de la capacidad que poseen las personas con autismo de reconocer las emociones que se encuentran dentro de un estímulo como puede ser la música.

Leo Kanner (1943 citado en Heaton 2009) es el primero en describir la extraordinaria memoria musical presente en las personas con autismo, reportando comportamientos musicales exepcionales. Partiendo de esta idea P. Heaton (2009), investiga sobre la capacidad de procesamiento musical que poseen los niños con TEA no savants, en relación a las personas con desarrollo típico.

La autora desarrolla la idea de que las personas con TEA presentan un aumento de la atención en relación a la música, significativamente mayor que personas con desarrollo típico y esta diferencia aumenta la posibilidad del desarrollo del oído absoluto1 (Absolute pich ability). La información perceptual dentro de los dominios creativos como el musical, provee valor afectivo al proceso de escucha, al estar aumentada la sensibilidad hacia dichos aspectos, se aumenta el nivel de motivación para desviar la atención hacia este estímulo.

Heaton determina que la persona con autismo posee un procesamiento superior en relación a lo que se llama propiedades de orden menor en la música (timbre, intervalo, melodía, ritmo etc.)Y eventualmente este oyente activo comprende y procesa también aspectos de mayor nivel en la música como las estructuras musicales. En 1999 la misma autora realiza un experimento donde comprueba que los niños con TEA pueden reconocer la connotación emocional circunscripta en un modo musical, al igual que los controles con desarrollo típico, pero no pueden dar cuenta de esto verbalmente presentando un grado II de alexitimia. Si la persona con TEA puede identificar la emoción en la música, aunque sea incapaz de verbalizarla, puede encontrar en este medio un vehículo para expresar la emoción.

En 2013 Quintin, Bhatara, Poissant , Fombonne & Levitin retoman la idea de la existencia de un procesamiento diferencial de los estímulos musicales en las personas con autismo. Los autores consideran que los individuos con TEA presentan un estilo de procesamiento diferente y dicho estilo determina una tendencia de los individuos a enfocarse en los detalles, que resulta en un alto rendimiento en el procesamiento de los elementos de menor nivel en la música, resultando muchas veces en el desarrollo del oído absoluto. Este estilo cognitivo diferencial explicaría el rendimiento superior que los niños y adultos con autismo de alto rendimiento manifiestan en los niveles de procesamiento audiotemporal y audioconstructivo presentes en el dominio auditivo. A partir de este apoyo teórico se desarrolla un puzzle para evaluarlo. Los resultados arrojan que los sujetos con TEA no presentaron ningún tipo de diferencia con respecto a los controles, en relación al procesamiento de altos niveles estructurales de la música y tampoco se encuentran diferencias en relación, al reconocimiento de emociones dentro del estímulo musical.

Los experimentos puntualizados hasta el momento describen el rendimiento de las personas con TEA en relación al procesamiento de la música y determinan que pueden identificar las emociones subyacentes en un estímulo musical.

Allen, R. Hill, E. & Heaton, P. (2009) realizan una encuesta semi-estructurada con doce adultos con autismo de alto rendimiento y evalúa la motivación que lleva a los sujetos a escuchar música y las características que le otorgan a la misma. La motivación resultante está relacionada con la activación emocional (emotional arousal) que sienten frente al estímulo musical, a pesar de no poder dar cuenta de esto verbalmente (grado II de alexitimia) y las características que le otorgan al estímulo están relacionadas a inducir estados energizantes y se destaca una valoración de tipo artística en algunos y más emocional en otros.

A partir de este primer experimento en 2009, Allen, Davis & Hill (2012) realizan un estudio más extenso en relación a la capacidad que poseen las personas con autismo, de procesar las emociones dentro de un estímulo musical y la posibilidad de verbalizar este estado emocional. La idea de Allen et al. Consiste en comparar adultos con autismo de alto rendimiento con un grupo control para determinar dos tipos de respuesta emocional a la música teniendo en cuenta el componente psicológico y el componente verbal. Este experimento también realiza un control sobre el grado de alexitimia de los participantes. Hill et al. (2004 citado en Allen, Davis & Hill 2012) destaca que el 85% de los adultos con autismo evaluados posee algún grado de alexitimia.)

En relación al componente cognitivo de la música el autor determina que los oyentes reaccionan a la música con la activación del sistema nervioso autónomo, especialmente con cambios en la conductividad de la piel. Los autores consideran que “la música puede causar cambios en el estado afectivo del oyente incluyendo modificaciones fisiológicas asociadas con emociones normales” (Allen et al. 2012 p 433) cuando al oyente se le solicita una respuesta verbal a la experiencia de la escucha, responderá utilizando términos que dan cuenta de cualquier nivel del espectro de estados afectivos conocido como emoción.

El autor establece dos etapas dentro del procesamiento de la emoción en la música: la primera relacionada con un bajo nivel de respuesta emocional correspondiente a la valencia (triste/ alegre) y el nivel de activación fisiológica (arousal) y la segunda etapa determinada con el darse cuenta consciente de la emoción que incluye identificarla por su nombre. El experimento no destaca diferencias entre los grupos en la primera etapa de procesamiento. Si en cambio se determinan diferencias en relación a la capacidad de dar una respuesta verbal hacia la música.

El grado importante de alexitimia presente en los adultos con TEA marca una diferencia con los controles en cuanto a la segunda etapa de procesamiento de la emoción, que incluye la verbalización de los estados emocionales, aunque fisiológicamente los experimenten como las personas con desarrollo típico.

Caria, Venutti & De Falco en 2011 considerando que la persona con TEA posee un déficit en la capacidad de verbalización de la emoción contenida en la música, pero que no poseen ningún impedimento fisiológico para experimentarla, utilizan la técnica de neuroimagen para determinar si existen diferencias en cuanto a las zonas cerebrales que se activan en las personas con TEA y los controles con desarrollo neurológico típico (neurotipical individuals). El experimento se realiza mediante diferentes estímulos musicales organizados con la valencia alegre, triste y control (estímulos musicales al azar sin estructura rítmica).

Los autores determinan que la activación de ciertas áreas cerebrales como “la corteza pre-frontal medial, la corteza óbito frontal, parte dorsal de cuerpo estriado, el tálamo, el área tegmental ventral y el hipocampo sugiere que los componentes afectivos de la música fueron procesados a diferentes niveles, específicamente, a nivel fisiológico” (Caria et al. 2011 p2844) también llamado procesamiento emocional de primer orden. Asimismo han indicado la activación de las áreas límbicas y meso límbicas que están relacionadas con la recompensa y la emoción, lo que determinaría un mayor nivel de procesamiento emocional. Finalmente la actividad en la corteza pre-frontal sugiere un alto nivel de procesamiento que puede relacionar con la recompensa y los procesos top-down en la regulación de la emoción intensa.

A diferencia del procesamiento emocional de primer orden las personas con autismo han mostrado reducida actividad en la ínsula anterior izquierda, área determinante en la representación de la activación (arousal) de estados internos corporales, la conciencia emocional de segundo orden, la conciencia y la alexitimia, condición que podría determinar los déficits de las habilidades sociales y dificultades en el procesamiento cognitivo de las emociones.

“Nuestros resultados también proveen la justificación neurobiológica para el uso de las terapias musicales en los síndromes del espectro autista, que parecen resaltar la habilidades emocionales y facilitar la comunicación en estos pacientes” (Caria et al. 2011p2846)

Conclusión:

A partir de los trabajos revisados, que muestran evidencia similar con diferentes tipos de experimentos, podemos determinar que la música ofrece una motivación natural en la persona con TEA. La desviación de la atención hacia los componentes musicales sucede de forma espontánea y la posibilidad de experimentar fisiológicamente los estados emocionales de la música la constituyen como “un vehículo importante para el desarrollo de las relaciones intersubjetivas favoreciendo la atención sostenida y al comunicación no verbal” (Quintín et al. 2012 p274). En otras palabras, la musica facilita que las personas con TEA puedan relacionarse con los demás, puedan prestar mayor atención a las distintas tareas que se le presentan y puedan expresarse mediante otro lenguaje que no es el verbal, habilitando una nueva forma de mejorar la calidad de vida de estas personas y constituyendo a la musicoterapia como una herramienta privilegiada para el tratamiento de esta patología.

Bibliografia:

Allen, R. Hill, E. & Heaton, P. (2009) The subjetive expierence of music in autism spectrum disorder. The neurocinces and music III – disorders and plasticity: New York academy of sciences nº1169: pp 326-331
Allen. R, Davis. R, & Hill. E. (2012) The effects of autism and alexithymia on psycologucal and verbal responsivness to music. Jurnal of autism and dev. Disorder. Publisher Sprinter US vol 43 issue. 2 pp.432 -444
Caria. A, Venutti. P & De Falco. S. Funcional and disfunctional brain circuits underlying processing of music in autism spectrum disorders. Cerebral cortex dic 2011 nº 21 PP 2838-2849
Heaton P. (2009) Assessing musical skills in autistic children who are not savants. Jurnal ofphilosophical transactions of the royal society B biological sciences. abril 2009 nº 364 PP 1443-1447.
Martos, J. (2012) Autismo y trastornos del espectro autista. Definición, génesis del trastorno y explicaciones psicológicas. En Valdez, D. & Rugeri, L. (Comps), Autismo del diagnóstico al tratamiento. (cap. I pp 19-45) Buenos Aires Valdez, D. & Rugeri, L. Comps. Ed Paidós.
Quintin. E. Bhatara. A, Poissant. H, Fombonne. E & Levitin. D (2013). Processing of musical structure by high-functioning adolescents with autism spectrum disorders. Jurnal of child neuropsychology vol 19 nº 3 250-275.
1 Capacidad para identificar una nota musical por su nombre sin necesidad de una referencia.

Sobre la autora:

María Verónica  D´Onofrio

Licenciada en musicoterapia Facultad de Psicología Universidad de Buenos Aires. Maestría en psicología cognitiva y aprendizaje. Docente  adjunta a cargo de  la cátedra “Audioperceptiva Aplicada II” de la Universidad de Buenos Aires desde Marzo 2010 hasta la actualidad Facultad de Psicología, Licenciatura en Musicoterapia. Posee una vasta experiencia en intervención con personas con discapacidad.

https://ar.linkedin.com/in/veronica-donofrio-82866365

Artículo original publicado en: autismodiario.org

Feliz Navidad y próspero año nuevo!

Feliz Navidad | La música es la llaveEsta es nuestra forma de felicitaros la Navidad…Gracias a todos los que hacéis posible este proyecto…#lamusicaeslallave

Posted by La música es la llave on jueves, 24 de diciembre de 2015

Abierto el plazo de inscripción: Musicoterapia para niños y mayores con necesidades especiales

Desde la asociación queremos haceros llegar que ya se ha puesto en marcha musicoterapia para niños y mayores con necesidades especiales.

La terapia musical es una técnica a la cual los niños responden muy satisfactoriamente, logrando una mejor relación interpersonal y social. Con la musicoterapia logran trabajar ciertos aspectos, como por ejemplo: motricidad fina y gruesa, conciencia corporal, atención, comunicación no verbal, ciertos esquemas rígidos de conductas, el contacto físico, la ansiedad y la integración

Las terapias se organizarán individuales y grupales. Esto es un factor a determinar por el psicólogo y el musicoterapeuta.
SE PUEDEN ORGANIZAR EN AQUELLAS ASOCIACIONES QUE LO DESEEN, REUNIONES INFORMATIVAS PARA AMPLIAR LA INFORMACIÓN.

Las terapias serán impartidas por el musicoteraputa Manuel Pozo Pozo licenciado y experto.

REQUISITOS

Será necesario ser socio de la asociación, la cuota es de 25€ al año.

Y el coste de las sesiones es de 5€.

Plazo de inscripción: 28 de octubre.

LUGAR

El lugar para las terapias es la casa de Extremadura (C/Galicia,26, Ibiza).

Trabajamos para mejorar la calidad de vida de aquellas personas que lo necesitan.

Aquellos que estén interesados pueden llamarnos al teléfono 697 144 402, escribiéndonos al mail info@lamusicaeslallave.es o rellenando el formulario.

II Fin de Curso en Hard Rock Hotel by La Música es la Llave [vídeo]

Nada de esto sin vosotros sería posible, la música ayuda a construir puentes y mejorar la calidad de vida.

RT: Hard Rock Hotel Ibiza Siempre es un placer recibir a nuestros amigos de La música es la llave y descubrir con ellos cómo el poder de la música ayuda tanto a educar e integrar a las personas. ¡Fue un día increíble, nos vemos pronto mini rockers! #hrhibiza #ThisIsHardRock #lamusicaeslallave

Posted by La música es la llave on Jueves, 13 de agosto de 2015

II Fin de Curso en Hard Rock Hotel by La Música es la Llave...

Nada de esto sin vosotros sería posible, la música ayuda a construir puentes y mejorar la calidad de vida.RT: Hard Rock Hotel IbizaSiempre es un placer recibir a nuestros amigos de La música es la llave y descubrir con ellos cómo el poder de la música ayuda tanto a educar e integrar a las personas. ¡Fue un día increíble, nos vemos pronto mini rockers! #hrhibiza #ThisIsHardRock #lamusicaeslallave

Posted by La música es la llave on jueves, 13 de agosto de 2015

Un Rioja por las enfermedades raras

Tenemos el placer y el gusto de invitarte a la presentación y cata de vinos y cavas denominación de origen Rioja.

El evento tendrá lugar en el Sky Bar del Hotel Ocean Drive Ibiza el día 11 de Junio desde las 19:00h hasta las 00:00h.

Un lugar mágico donde degustar los sabores de la Rioja contemplando las maravillosas vistas a Dalt Vila, que ofrece este Sky Bar.

Cada cata irá acompañada de una tapa y el precio es de 2€, que irá íntegramente a la asociación sin ánimo de lucro “la música es la llave”.

Podrá degustar los vinos de las bodegas:

Bodegas Escudero
Cuna de Reyes
Consejo de la Alta
La Rodetta
Señorío de Somalo

Contaremos con la actuación en directo del grupo de Flamenco “ALMORAIMA”
A la Guitarra: Antonio Fernández Al cante: Taty Camacho
A las palmas: María Teresa Rojas Al baile: Penélope Tafur

11062015 Un rioja por las enfermedades raras

LUGAR: Sky Bar del Hotel Ocean Drive Ibiza

DÍA: 11 DE Junio

HORA: 19:00H – 00:00H

LOCALIZACIÓN: Playa de Talamanca S/N (Puerto de Marina Botafoch), Ibiza.

Abierto el plazo de inscripción: Musicoterapia para niños y mayores con autismo

12042015 Musicoterapia cover facebook

Desde la asociación queremos haceros llegar que ya se ha puesto en marcha musicoterapia para niños y mayores con autismo.

La terapia musical es una técnica a la cual los niños autistas responden muy satisfactoriamente, logrando una mejor relación interpersonal y social. Con la musicoterapia logran trabajar ciertos aspectos, como por ejemplo: motricidad fina y gruesa, conciencia corporal, atención, comunicación no verbal, ciertos esquemas rígidos de conductas, el contacto físico, la ansiedad y la integración

Las terapias se organizarán individuales y grupales. Esto es un factor a determinar por el psicólogo y el musicoterapeuta.

El musicoteraputa es Manuel Pozo Pozo.

Será necesario ser socio de la asociación, la cuota es de 25€ al año. Y el coste de las sesiones es de 5€.

Trabajamos para mejorar la calidad de vida de aquellas personas que lo necesitan.

Aquellos que estén interesados pueden llamarnos al teléfono 697 144 402, escribiéndonos al mail info@lamusicaeslallave.es o rellenando el formulario.